Entrevistas

Entrevista a Facundo, viajero argentino

Compartir:

“Este viaje comenzó en febrero de 2019, antes tuve otros viajes, pero este proyecto de “Dar la vuelta al mundo no sé cómo” comenzó en 2019, preparándolo, cerrando todos los círculos. Arranque en febrero en la ruta haciendo dedo” comienza diciendo Facundo a 4SinBrujula.com. Este viajero está recorriendo el mundo realizando voluntariados en hostel. Al momento de esta entrevista, estaba en Armenia, Colombia.

A modo de presentación, Facundo remarca el último lugar donde fijó domicilio en su país natal; “Yo soy de Cañada de Gómez, en el sur de Santa Fe, no se conoce mucho, yo digo que vivo cerca de donde nació Messi. Tuve muchos trabajos relacionados a la gastronomía y a las computadoras, siempre metido en los medios, hasta que decidí tener un canal de YouTube y contar sobre viajes, ya lo había hecho hace mucho tiempo. En 2015 me fui de viaje por Sudamérica y tenía una página de internet con videos y notas donde contaba lo que iba pasando, pero no tenía herramientas tan buenas como para bancar un proyecto así, volví a Argentina y dije “voy a trabajar y voy a comprar buenos equipos”, y no lo hice, trabaje tres años, me quede ahí trabajando, hice de todo, vendí licores, fui camarero mucho tiempo, puse una fábrica de cerveza artesanal, me re fundí y ahí dije “este es el momento”, así que en febrero de 2019 arranque a dedo y ahora estoy en Colombia, me agarró la cuarentena acá”.

En Argentina, como en otros países, hacer “dedo” hace referencia al conocido universalmente autostop. “Ya lo había hecho, es difícil de explicar, porque parece que es un chiste, y la verdad que viajar así es muy barato, recontra barato, si viajas a dedo, en un día podés llegar desde Buenos Aires a Salta, bueno en un día no porque no da la física, pero en un día y medio, si tenes suerte, podes recorrer la mitad de la Argentina, o estés en el país que estés. Es increíble, da risa, hay gente buena en todos lados, que va en un auto que también viajó y te levanta, te lleva. En 2019, los primeros días que hice dedo, no recuerdo en qué ciudad, creo que al norte de Santa Fe o saliendo de Córdoba hacia Tucumán, pasa una persona que dio la vuelta y me levantó porque él fue mochilero en Europa, ahora estaba haciendo un trabajo de computadoras que consistía en viajar desde Santa Fe a Salta, perdón, a Tucumán, a La Cocha, que es la capital del Tabaco, y yo tenía que ir a Salta, así que me fui con él, “ya fue” dije, sino tenía nada que hacer, me quede en La Cocha y después me mandan un mensaje por Couchsurfing y me recibían en Catamarca, así que me fui a dedo hasta Tucumán y después a Catamarca, parece fácil, pero recorrer tantos kilómetros en 2 días con una mochila y que te salgan esas cosas te hace sentir muy bien, es muy barato y es posible, pasa eso, te levantan y te llevan hasta donde queres ir, hay mucha gente buena”.

“Primero me fui al norte, quedé ahí en Catamarca. Mi idea es la de llegar a Alaska, y de pasar de Estados Unidos hacia Rusia, hay gente que lo hizo, Juan Villarino, un viajero muy conocido hizo esto, lo mostró en Instagram, ahí un ruso que estaba en la frontera le pedía la visa y él le decía que no, que no necesitaba visa, averiguaron y le dijeron que no la necesitaba. Por alguna razón los argentinos no necesitan visa para ingresar a Rusia, así que se puede cruzar desde Estados Unidos a Rusia” cuenta este mochilero y luego retoma la ruta ya hecha “De Argentina pase a Bolivia, haciendo voluntariados con WorldPackers, eso hace más lindo el viaje porque quedás un tiempo en un lugar, me quedo la mayor cantidad de tiempo en cada país (risas), En Perú me quedé 6 meses, es hermoso, podes estar 6 meses al igual que en Ecuador pero ahí estuve 4 meses y medio, en Colombia me toca estar en la cuarentena así que tarde un montón para recorrer parte de Sudamérica”.

En cuanto al sistema de voluntariados, el viajero argentino cuenta a este blog como conoció este sistema “En 2015, estaba en otra página y nunca me contestaba nadie, entonces en otro viaje descubrí WorldPackers, me inscribí para probar, empecé a escribir notas sobre los voluntariados y me fueron respondiendo por todos lados, estuve en muchísimos voluntariados haciendo de todo, hoy estoy haciendo email marketing para el hostal donde estoy, pero también limpie baños, recibí huéspedes,  administre un hostal, de todo, promocione un bar, un montón de trabajo, fui consiguiendo en cada lugar para dormir y comer, para mi WorldPackers está buenísimo. En todo el viaje creo que pagué dos veces para dormir porque no conseguí voluntariados, dos veces en más de un año y medio ¡Mira sino me va a convenir usar esto! Estoy totalmente convencido y soy la persona a la que le pasó de ver que esta forma de viajar sí funciona. Para mí lo que pasa con WorldPackers es que tiene personas detrás y te responden, porque cuando tuve alguna duda, busqué en el soporte de la página y me responden enviando un mail, en la otra página pasaban 3 meses y no me respondían.

A parte WorldPackers tiene un seguro, que, si el voluntariado no va bien o las cosas no funcionan, te pagan unas noches en otro lugar. El año pasado conocí una chica y contó que tuvo una situación fea en un hostel, se tuvo que ir, llamó al soporte y directamente le pagaron dos días en otro lugar sin problemas, en dos horas y la verdad yo cada vez estoy más metido en esto, quiero y creo que voy a dar la vuelta al mundo haciendo voluntariados, me encanta trabajar con la gente, yo tengo un canal en YouTube que se llama “La vuelta al mundo no sé cómo” donde filmó todo lo que voy viviendo y la verdad, me encanta”.

En este último tiempo, antes de la pandemia mundial de covid-19, la tendencia del trabajo de voluntarios en establecimientos de alojamiento venia en auge en Latinoamérica “Hay hostels que están re organizados y tienen 10 voluntarios, capaz que te toca limpiar los baños, ningún problema, y después te toca hacer otra, he estado en un hostel en La Paz, que tenía 7 pisos con 12 voluntarios y funcionaba a la perfección, había gente pintando, estaban remodelando el hostel claramente, había gente moviendo cosas de lugar, gente en la recepción, limpiando las habitaciones y haciendo todo ello, y que sean voluntarios de todas partes del mundo llena el lugar de otra energía, eso te incentiva. Es hermoso trabajar con gente que está haciendo voluntariados porque las relaciones son más cortas, pero más profundas, quizás no los volvés a ver más en tu vida. La mayoría de las veces en la página dicen que tenés que quedarte mínimo dos semanas, pero siempre te quedas más tiempo, porque si haces una linda relación con la gente del hostel una semana más se acuerda entre las partes (risas), porque existe otro tema con los hostel, que esto lo sé porque tengo mucha experiencia en los voluntariados. Para ellos es mejor si la gente se queda más tiempo, no tienen que explicar tantas veces los trabajos que se deben hacer entonces le conviene alguien que se quiere quedar, porque ya sabe cómo funcionan las cosas y es muy normal que los voluntarios se queden más tiempo.

Hay dos extremos, por ahí tenés lugares donde querés quedarte más tiempo y en otros no tanto, está en uno quedarse en un lugar donde no le gusta, sino te gusta el lugar, te podes ir, muchas veces las personas no congenian una con otra, a mí me ha pasado en voluntariados donde he querido entrar el grupo y no tenía oportunidad, tuve que quedarme haciendo la mía y cuando se terminó el tiempo, me fui, haciendo todo como lo debía hacer, pero en ese lugar no se dio, por eso no me voy a sentir mal, yo sigo viaje y en otro momento voy a conseguir relaciones que me gusten más, eso es cuestión de vida”.

Desde el mes de marzo, la mayoría de los países latinoamericanos cerró sus fronteras y la industria del turismo quedo prácticamente sin actividad, eso también trajo repercusiones en los viajeros y voluntarios “Ahora con las redes sociales seguía las noticias de Argentina pero la situación era distinta donde estaba, justo una semana antes que se declare la cuarentena en varios países, había pasado de Ecuador a Colombia, ya se venía diciendo que Italia y España estaban mal, una semana más o menos pasamos a Colombia, en la frontera tenían un detector de gente con fiebre, de hecho a mí me enviaron a hacer la revisión, porque pase toda la noche con frío en el autobús y cuando llegue a la ventanilla para entrar al país, la chica me mira y me dice “¿Estas bien?”, yo seguramente estaba con los ojos rojos, nos hicieron esperar con el frío, le respondí que sí y me dice “anda a hacerte la revisión médica” y luego me confirmaron que no tenía nada, era cansancio de haber esperado mucho tiempo en el frío.

Estaba justo pasando, había conseguido un voluntariado en Filandia, en el Eje Cafetero, conseguí ahí, nos fuimos directo con mi novia Carola, cuando llegamos a Filandia, 4 o 5 días se hablaba de quedarnos adentro, ese hostel también tenía huéspedes que se quedaron 4 o 5 meses más, ayudábamos ahí, haciendo un voluntariado a través de WorlPackers, la verdad la gente del Videa Hostel, muy buena onda, nos dejaron quedarnos obviamente intercambiando trabajo por alojamiento, nos tocó a todos vivir la cuarentena ahí, una experiencia hermosa, no hubo ninguna pelea, gente de Turquía, de Francia, Finlandia, de Argentina, excelencia de la gente cocinando sus comidas típicas.

Al momento de realizar esta entrevista, Facundo se había mudado de hostel, eso abrió un interrogante en este bloguero y la pregunta que surge es: ¿Hay lugares que toman voluntarios? “La verdad que voluntariados siempre hay, sino es por Worldackers podes encontrar en un montón de lados, WorldPackers tiene una base de datos increíble, pero siempre por fuera también hay lugares que buscan voluntarios, y la gente que tiene hostal se unió a los voluntarios, porque a ellos le pasó algo similar, imagínate tener un negocio funcionando y de repente ya no viene un cliente más, ¿cómo le pagas a la gente? Los hostels o los hoteles tuvieron que rescindir personal y si querían organizar algo, los voluntarios le caen perfecto, porque al quedarse ahí le mantenían el lugar organizado y limpio y no perdían plata tampoco. También hay muchos proyectos permaculturales que acogieron a muchos voluntarios, Colombia está repleto de proyectos de permacultura, muchas fincas, acá crece todo, es impactante lo verde que es Colombia, hay muchísimas que son autosustentables, que tienen sus plantaciones y la gente siempre los pueden ayudar, alimentos tienen porque lo mismo que cosechan lo comen, hay muchos viajeros que están en esos proyectos. En los grupos de intercambios de información de viajeros, se ayudaron muchísimos, siempre que aparece una publicación de alguien que necesita un lugar para quedarse y siempre alguien ayuda, en lo que vengo descubriendo es que hay más gente buena que mala en el mundo, nada más que el mal hace ruido y el bien, no” remarcó este viajero.

Para seguir su día a día a través de las redes sociales, comentó “Estoy con mi canal en YouTube, “La vuelta al mundo no sé cómo” porque cuando salió este proyecto, la verdad es que salí a dar la vuelta al mundo sin saber cómo, en Instagram y Facebook también y en WorldPackers pueden usar el código LAVUELTALAMUNDONOSECOMO, le van a dar un descuento de 10 dólares en la suscripción”.

Al finalizar la entrevista, este viajero argentino destacó “Estoy muy contento que me hayas contactado para exponer mi experiencia, yo no soy ningún influencer ni nada, encontré una forma, que mucha gente no conoce y que cree que es mentira, y es totalmente posible viajar barato, conocer otras experiencias, otros países, con tranquilidad, con libertad, con felicidad, con comunicación y con información nueva todo el tiempo en los viajes, es muy intenso, la verdad que viajar así es muy intenso, pero para el que quiere realmente ser parte de su propia vida, tiene esta posibilidad, yo me encontré con esto de los voluntariados, podía hacerlo sin esto, pero elegí hacerlo porque me ayuda un montón y exponer mis experiencias es para incentivar a otras personas” finalizó.

 

Compartir:

Comentar

Relacionadas