Image default
4 Sin Brujula

Nuestra primera experiencia en Couchsurfing

Desde hace algunos años formamos parte de la red social CouchSurfing, red social que nos pareció muy interesante ya que se puede hospedar o compartir momentos con viajeros. A la inversa, sirve para conocer otros lugares con personas locales que tiene una visión sincera del lugar.

En nuestro caso, oficiamos de anfitriones ofreciendo lugar para acampar, baño, energía eléctrica, wifi, etc.

Esta red nació en 2004 con la idea de conectar a viajeros de todo el globo terráqueo con las personas locales e intercambiar conocimientos.

Fue creada por Casey Fenton, un surfista americano, que en su viaje a Islandia decidió enviar mails a universitarios de ese país pidiendo alojamiento gratuito y obtener una gran respuesta por parte de estos, decide crear una plataforma donde todos pudiesen tener esa experiencia.

Los puntos fuertes de CouchSurfing son principalmente dos. Por un lado, la posibilidad de poder hospedarte en casi cualquier parte del mundo; y por otro, el poder conocer el lugar donde te encuentras de la mano de alguien local.

Como mencione más arriba, nosotros oficiamos de anfitriones, donde no solo brindamos un almuerzo a visitantes sino también contar la rica historia y cultura de la localidad donde vivimos.

A principio del invierno de 2018, recibimos la consulta de una pareja, ella chilena y el uruguayo que estaban viajando desde el país trasandino hacia Montevideo. En la primera consulta aclaramos que no contábamos con un espacio dentro de la casa, pero esta pareja de viajeros nos aclaró que tenían carpa y bolsa de dormir. Los días del intercambio realmente la temperatura bajo muchísimo y hasta lloviznó. Hicimos un lugar dentro de la casa para poder alojarlos y que no sufran las inclemencias del tiempo. Lamentablemente no pudieron llegar a nuestra casa por una cuestión de tiempo y viaje que les salió de improviso. ¡Chicos, se perdieron unas lindas empanadas caseras y un buen asado criollo argentino!.

Durante el resto del año hemos compartido algunas actividades recreativas con otros viajeros que nos contactaron a través de couchsurfing como Rossmary de Venezuela o Pauline de Alemania que estaban visitando Argentina.

En diciembre de 2018, recibimos un mensaje por la plataforma de Matías, su visita fue coordinada para el domingo 30 del último mes del año.

Él estaba en una localidad cercana por unos días y vino a compartir con nosotros una jornada, que a primeras horas se vio empañada por la lluvia, pero luego tuvimos un día espectacular.

Matías nació en Buenos Aires, pero siendo muy pequeño, su familia se trasladó a Río Grande (Tierra del Fuego) donde creció. Hace algún tiempo atrás realizó un viaje, junto a su novia Belén, por Argentina, Uruguay y Brasil.

A través de las fotos y el relato de nuestro visitante, conocimos diferentes lugares del país como también de los países vecinos, con lindas historias, sobre todo de las que no se muestran en las guías de turismo.

Luego de almorzar, nos trasladamos a un predio donde, por primera vez, se realizó un árbol de navidad con botellas plásticas que la comunidad donó acompañado por una frase escrita en alemán, idioma de los antepasados, fundadores de esta localidad. De allí fuimos hasta la plaza central, donde visitamos la iglesia y algunas casas antiguas, con diseño arquitectónico traído por los inmigrantes que vinieron de Rusia en 1878, cuya característica es no tener una puerta al frente, sino para el patio. Para el lado del frente hay una ventana a cierta altura, que sirve a modo de defensa, y en caso de ser atacados, podían salir por la puerta principal, al patio que conectaba con las demás viviendas vecinas. Esta forma de viviendas se realizaba en la antigua Marienthal, (Rusia), a orillas del río Volga, donde recibían constantes ataques de tribus nómades, aquí el método de defensa, nunca se usó.

También visitamos una tienda de regionales y comida típica (recetas traídas por los inmigrantes) donde compramos kreppel, una especia de torta frita con azúcar, pero con una masa diferente. Lo que más le sorprendió a nuestro visitante fue que en el lugar había una persona que hablaba con el dueño de la tienda en un idioma alemán antiguo.

Al caer la tarde, acompañamos a Matías a la parada del colectivo, nos despedimos con la promesa de en algún momento encontrarnos nuevamente. Si bien personalmente no lo hicimos todavía, si nos mantenemos en contacto vía mensajes de whatsapp.

 

Nuestro perfil en couchsurfing: https://www.couchsurfing.com/people/4sinbrujula

Comentar

Relacionadas