Image default
4 Sin Brujula

Viajecito a Temaikén

El domingo previo a la navidad 2019, decidimos viajar a la ciudad de Belén de Escobar, donde está el bioparque Temaikén, perteneciente a la fundación que lleva el mismo nombre.

La palabra temaikèn deriva de los vocablos tehuelches «tem» (tierra) y «aikèn» (vida), por eso bajo su nombre se escribe tierra de vida.

Llegamos minutos antes de la apertura al público (10 am) y comenzamos un recorrido sin prisa en cada uno de los primeros lugares que encontramos.

Al llegar a la fuente (que sale en todas las fotos), fuimos abordados por un fotógrafo del parque para hacer unas capturas para tener de recuerdo.

Este bioparque tiene una superficie de más de 30 hectáreas dividido en sectores; África, Asia, autóctonos y acuario.

La zona de autóctonos es una de las más importantes y busca mostrar la flora y fauna de la región. Está compuesta por dos áreas: una de fauna mesopotámica; con yacarés negros y overos, tapires, carpinchos y tortugas de laguna. Y el área de fauna patagónica, que recrea los ambientes desde la cordillera de los Andes hasta la costa atlántica, a través de siete recintos: estepa patagónica, condorera, pumas, llanura patagónica, laguna patagónica, pudúes y Patagonia Subterránea, con toda la fauna avícola.

La zona africana alberga los recintos de flamencos, pelícanos, antílopes, suricatas y colobos, con hábitats alternativos de verano e invierno; tres islas de lémures, hipopótamos, chitas y cebra.

En la zona asiática viven los tigres, los murciélagos frugívoros con dos especies de zorro volador: Liley y Vampirus, y las ardillas de prevost, entre otros.

El acuario es un ámbito que permite apreciar la vida bajo el agua, donde es posible conocer desde una poza de marea hasta la recreación de un río de la Mesopotamia. Terminando el recorrido se podrá observar la vida subacuática donde tiburones nadan a pocos centímetros de los visitantes, a través de ocho grandes paneles con un millón de litros de agua marina que otorgan una visión perimetral completa.

También alberga ualabíes y canguros, en un recinto que consiste en un camino en el que el visitante está a sólo centímetros de los mismos.

En lo personal, tenía muchas expectativas del acuario, ya que me habían contado que era un lugar muy lindo de observar, pero no era lo que esperaba, para mí, los “laureles” se los lleva la parte de aves, lugar especialmente diseñado donde el visitante se integra al entorno e interacciona directamente con las aves y sus costumbres, permitiendo una experiencia vivencial única con más de 2.500 ejemplares de todo el mundo.

Conformado por 5 aviarios que recrean los biomas de América, Oceanía, África y Eurasia, con más de 200 especies de aves y con una superficie de más de 3 hectareas. Es el más grande de Sudamérica. Para ingresar a este lugar tuvimos que esperar hasta después del almuerzo, ya que por la mañana se encuentra cerrado. Aves de todo tipo que están a centímetros de donde circulábamos, en algunos casos, ¡hasta querían comernos los cordones de las zapatillas!

Al finalizar el recorrido, un guardia del parque pide revisar bolsos y mochilas de los que salen del ultimo aviario, en una breve charla le pregunte si en algún momento encontró que alguna persona se estaba llevando algo que no debía, pero me respondió que nunca encontró nada que debía quedarse en su lugar.

Antes de almorzar, pudimos ver una demostración de personal de bioparque que tenían un par de jotes cabeza negra (conocidos en América del Norte como buitres) que fueron rescatados del mercado ilegal de animales y hoy viven en Temaiken. Quien encabezaba la explicación de su forma de vida de estos animales explicó que no se llevan a su habita natural ya que al crecer en cautiverio están indefensos ante los peligros desconocidos.

Cerca de las 13 horas aprovechamos para almorzar, no voy a publicar un tiket del monto que pagamos de comida, pero si recomiendo que quien este leyendo este texto y piensa ir al parque, en su mochila se lleve algo para comer y no gastar mucho dinero.

Un lugar especial del parque está dedicado a la granja y el ganado “domestico” donde se puede interactuar con animales como vacas, terneros, chivos (cabras), ovejas y gallinas.

Después del almuerzo, nuestros niños, Máximo y Bautista fueron a disfrutar del cine 3D que posee Temaikén, para Bautista era desconocido, pero no para Máximo que había viajado en octubre con sus compañeros de escuela (les tocó un día con mucha llovizna).

Sin dudas que fue un buen viaje en familia porque disfrutamos cada momento en un lugar, donde si bien los animales están fuera de su hábitat natural, la fundación Temaikén trata de que el lugar sea lo más adecuado posible ya que fueron rescatados del mercado ilegal.

El nombre del post “Viajecito a Temaikén” es por el título que le puso mi hijo a un video que se realizó con fotos seleccionadas por él.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Esperando para ingresar al parque #viajecitoatemaiken #temaiken #escobar #4sinbrujula

Una publicación compartida de 4 Sin Brújula (Rodolfo) (@4sinbrujula.travel) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#viajecitoatemaiken #temaiken #escobar #4sinbrujula

Una publicación compartida de 4 Sin Brújula (Rodolfo) (@4sinbrujula.travel) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Las primeras fotos en temaiken #viajecitoatemaiken #temaiken #escobar #4sinbrujula

Una publicación compartida de 4 Sin Brújula (Rodolfo) (@4sinbrujula.travel) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#viajecitoatemaiken #temaiken #escobar #4sinbrujula

Una publicación compartida de 4 Sin Brújula (Rodolfo) (@4sinbrujula.travel) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Mariposeando #viajecitoatemaiken #temaiken #escobar #4sinbrujula

Una publicación compartida de 4 Sin Brújula (Rodolfo) (@4sinbrujula.travel) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Serán parientes de batman #murcielagos #viajecitoatemaiken #temaiken #escobar #4sinbrujula

Una publicación compartida de 4 Sin Brújula (Rodolfo) (@4sinbrujula.travel) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

La vida en el agua (2) #viajecitoatemaiken #temaiken #escobar #4sinbrujula

Una publicación compartida de 4 Sin Brújula (Rodolfo) (@4sinbrujula.travel) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

No podia faltar nuestra foto con el #jote (fotogenico?) #viajecitoatemaiken #temaiken #escobar #4sinbrujula

Una publicación compartida de 4 Sin Brújula (Rodolfo) (@4sinbrujula.travel) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Avestruz #viajecitoatemaiken #temaiken #escobar #4sinbrujula

Una publicación compartida de 4 Sin Brújula (Rodolfo) (@4sinbrujula.travel) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Aves (1) #viajecitoatemaiken #temaiken #escobar #4sinbrujula

Una publicación compartida de 4 Sin Brújula (Rodolfo) (@4sinbrujula.travel) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

El nombre de este ave es «me gustan tus cordones» jejej #viajecitoatemaiken #temaiken #escobar #4sinbrujula

Una publicación compartida de 4 Sin Brújula (Rodolfo) (@4sinbrujula.travel) el

Comentar

Relacionadas